Al otro lado de lo imposible

Por Edgar Espinoza (escritor, periodista, columnista)

La primera imagen que tengo de Wendy Cruz es lidiando con la más dura prueba que desde muy joven le impuso el destino: la súbita pérdida de su padre, algo que la marcaría para siempre por la sucesión de retos prematuros que debió encarar.

No obstante, armada de una fe y perseverancia inquebrantables, con el paso del tiempo fue sorteando la adversidad un día a la vez hasta instalarse, como profesional, en la trinchera del periodismo desde donde libraría las batallas más desafiantes para servir a las mejores causas humanas.

Este libro es una perla más de su incontenible entrega a iniciativas tan útiles, variadas y trascendentales para la sociedad como los derechos humanos, la ayuda a la niñez y el cambio climático a través de la televisión internacional y local, de artículos especializados y de charlas y conferencias en destacados foros y auditorios.

Si bien esta obra suya narra con crudeza, y a ratos con picardía, el obstáculo que tocó su parte más entrañable y sensible como mujer al enterarse de que no podría ser madre, también desvela a miles de mujeres, y a sus parejas, la ruta que siguió para saltar con éxito al otro lado de lo imposible.  

Ni los diagnósticos médicos más pesimistas y hasta crueles la lograron doblegar. De alguna manera sentía el llamado de la naturaleza a procrear y pactó con ella en el nombre de la vidapara sobreponerse a la sucesión de inconvenientes que frustraban su anhelo. De ahí que hoy, más que un testimonio, sus hijos Santiago y Sebastián sean los verdaderosvástagos de este milagro.

No Comments

Post A Comment